Cómo saber si necesitas un nuevo módem (10 razones por las que podría)

Los dispositivos electrónicos tienden a tener una vida útil limitada. Su rendimiento suele degradarse después de dos a cuatro años, y casi siempre se vuelven obsoletos antes de llegar a los 10 años. Los módems no suelen ser una excepción a esta regla. Descubre Cómo saber si necesitas un nuevo módem

Tienes que reemplazarlos cada pocos años. ¿Cómo puede saber si es hora de obtener un nuevo módem? Cubriremos diez razones por las que debería considerar reemplazar su módem.

Cómo saber si necesitas un nuevo módem
Cómo saber si necesitas un nuevo módem

¿Necesito un nuevo módem?

Solo necesita un módem nuevo si el actual tiene al menos siete años o no se enciende o no se conecta a Internet. Sin embargo, si su módem tiene solo unos pocos años y aún funciona, reemplácelo solo si uno nuevo le brindará beneficios sustanciales, que incluyen una mejor velocidad, alcance y seguridad.

Cuando compre un nuevo módem, probablemente obtendrá funciones más nuevas, como la administración avanzada de usuarios y la capacidad de conectar más dispositivos a su red doméstica. Antes de reemplazar su módem anterior, asegúrese de que sea la causa raíz de sus problemas de conexión eliminando otras causas.

Además, asegúrese de que su ISP sea compatible con la versión DOCSIS del módem poniéndose en contacto con su servicio de atención al cliente. Si desea un mejor rendimiento, realice una prueba de velocidad de Internet en varios dispositivos conectados a su módem.

Finalmente, compare las especificaciones de su dispositivo actual con las más nuevas en el mercado para asegurarse de que se beneficiará de un nuevo módem.

Con esa breve explicación, profundicemos más y analicemos las razones por las que puede necesitar comprar un nuevo módem.

Nota : Los módems domésticos son casi siempre tres dispositivos en uno: módem, enrutador y punto de acceso. Cada dispositivo tiene diferentes responsabilidades y especificaciones. Sin embargo, en este artículo, llamaremos al dispositivo «módem» para simplificar las cosas.

10 razones para comprar un nuevo módem

1. El módem no se enciende

Es imposible conectarse a Internet con un módem que no se enciende. Sin embargo, un módem que no enciende no necesariamente está muerto. Antes de concluir que necesita un nuevo módem, asegúrese de que el cable de alimentación y el adaptador del actual estén en buenas condiciones.

Un mal funcionamiento del adaptador es la razón principal por la que un módem no se enciende. Encuentre un módem que use el mismo tipo de enchufe con el mismo adaptador de voltaje si puede.

Luego, conecta el adaptador de ese módem al tuyo para ver si se enciende. Si el problema desaparece, puede comprar un adaptador de reemplazo por menos de 20 dolares o euros y hacer que su módem funcione nuevamente.

Asegúrese de que el nuevo adaptador funcione con el mismo voltaje indicado en el adaptador anterior. De lo contrario, puede freír la parte interna de su dispositivo tan pronto como lo conecte.

Por otro lado, si reemplazar el adaptador no hace que su módem funcione, consulte a un técnico.

En algunos casos, pueden restablecer la placa o hacer una solución rápida, pero las posibilidades son escasas y probablemente necesite comprar un nuevo módem.

2. Sin conexión a Internet

La solución más fácil cuando te desconectas de Internet es desconectar tu módem, esperar unos segundos y volver a conectarlo. Este proceso obliga a su módem a purgar su caché y leer su configuración de la memoria permanente.

¿Qué sucede si no puede conectarse a Internet sin importar cuántas veces reinicie su módem? Bueno, probablemente tengas un problema más serio. Sin embargo, para asegurarse de que su módem tenga la culpa, debe descartar otras causas comunes de software y hardware.

Aquí hay algunas soluciones para probar:

A. Comprobar la conexión en varios dispositivos

Si al menos uno de ellos tiene Internet, su módem está funcionando y debe buscar en la configuración para ver si hay un límite. Verifique la configuración del firewall en sus dispositivos y el módem.

Tal vez una regla esté bloqueando tus paquetes. Una VPN o una configuración de DNS personalizada también podrían acabar con su conectividad. Si los está usando, vuelva temporalmente a la configuración predeterminada y verifique su conexión.

B. Verifique las luces de su módem

La mayoría de los módems tienen al menos dos indicadores: uno para conectividad a Internet y otro para conectividad de línea. Si el indicador de línea es verde, pero la luz de Internet está apagada o roja, probablemente tengas problemas de configuración.

Reconfigurar el módem debería solucionar el problema. Si el indicador de línea no está encendido, llame a su ISP. Es posible que haya un problema de cobertura más amplio o que la línea que llega a tu casa se haya dañado.

C. Conéctese con un cable Ethernet

Su módem le permite conectarse a Internet a través de WiFi y Ethernet. A veces, la configuración de WiFi se corrompe y el módem se niega a conectarse. Alternativamente, puede haber interferencia de señal, o el canal puede estar demasiado lleno, especialmente si estás en el popular canal de 2,4 GHz .

Muchos dispositivos, desde monitores para bebés hasta televisores inteligentes, se comunican a través de esa frecuencia. Toda la charla en el canal puede dificultar que la señal de su módem llegue a sus dispositivos.

Eso no significa que tu módem esté muerto. Puede conectar su PC o computadora portátil al módem mediante un cable Ethernet, que generalmente viene en la caja del módem. Si puede acceder a Internet a través de Ethernet, inicie sesión en el panel de control de su módem y restablezca la configuración de WiFi.

Además, cambie a la banda de 5,0 GHz en el mismo tablero si su módem y otros dispositivos lo admiten. Es menos probable que la frecuencia reciba interferencias de otros dispositivos.

De lo contrario, cambie a una frecuencia ligeramente más alta en la misma banda de 2,4 GHz. También puede obtener un amplificador de señal para amplificar las ondas de su módem para que diferentes dispositivos puedan comunicarse con él sin ningún problema.

Una aplicación de análisis WiFi puede ayudarlo a decidir si invertir en un amplificador de señal mejora la calidad de su conexión.

3. Caídas de conexión frecuentes

Las caídas de conexión intermitentes son mucho más frecuentes que los largos períodos sin acceso a Internet. También son mucho más frustrantes. Si tu Internet sigue cayendo durante unos minutos, debes seguir el mismo enfoque que en la sección anterior: descartar otras causas antes de concluir que tu módem necesita ser reemplazado.

Dado que ya hemos cubierto otras soluciones a considerar, nos centraremos en los casos en los que su módem podría tener la culpa.

A. Falta de recursos físicos

Los módems son pequeñas computadoras construidas para un propósito específico. Al igual que una PC completa, un módem tiene una CPU, RAM y E/S. Incluso tienen un sistema operativo responsable de la gestión y el enrutamiento de paquetes.

Al igual que abrir demasiadas aplicaciones y pestañas del navegador puede ralentizar su PC, conectar demasiados dispositivos a un módem puede sobrecargar sus componentes y causar fallas en el sistema.

Según su diseño, los módems más antiguos pueden admitir hasta cuatro u ocho conexiones simultáneas. Contando su PC, teléfonos inteligentes, tabletas y televisores, es fácil abrumar a un módem con pocos recursos y detenerlo.

Para asegurarse, ejecute una prueba de velocidad en su PC y teléfono. Luego desconecte todos menos uno de sus dispositivos y vuelva a ejecutar la prueba de velocidad. Si observa una diferencia significativa (y una mejora notable en la calidad de la navegación), es probable que su módem no tenga la potencia para manejar sus requisitos.

Algunos dispositivos tienen herramientas de diagnóstico en su tablero que le permiten ejecutar pruebas de estado e identificar cuellos de botella.

Vale la pena verificar la herramienta de diagnóstico y consultar a un técnico experimentado antes de comprar un nuevo módem.

B. Sobrecalentamiento

Todos los dispositivos eléctricos generan cierta cantidad de calor. Es natural que tu módem esté tibio al tacto, pero si el calor te quema la piel, tienes un problema mayor. Asegúrate de que tu módem no esté encerrado en un armario sin ventilación.

Además, verifique si el polvo o los cables están bloqueando los orificios de ventilación. Si el calor no se puede disipar, se acumula y puede afectar la velocidad y la calidad de Internet. Mover su módem a un área bien ventilada a menudo elimina el problema.

Si el sobrecalentamiento persiste, es posible que uno de los condensadores de su dispositivo haya llegado al final de su vida útil. Pídele a un técnico que revise tu módem. Ellos pueden decirle si vale la pena reemplazar los condensadores moribundos.

Si no es así, debe buscar un módem de reemplazo.

C. Configuración incorrecta de DHCP

El Protocolo de configuración dinámica de host (DHCP) permite a los ISP asignar direcciones IP a los módems durante un período limitado, generalmente 24 horas. De esta manera, pueden administrar un gran grupo de usuarios con un número limitado de direcciones IP porque no todos están en línea todo el tiempo.

Una vez que caduca una asignación de IP, el ISP la renueva automáticamente o asigna una IP diferente a su módem. Sin embargo, si su dispositivo no puede obtener la nueva dirección IP por algún motivo, no podrá mantener su conexión a Internet.

Por lo general, desenchufar el módem y volver a enchufarlo después de unos segundos soluciona el problema porque su módem solicitará una nueva dirección IP.

Sin embargo, si el problema ocurre con frecuencia, su módem puede verse abrumado por demasiadas conexiones que consumen todos sus recursos y le impiden obtener una nueva dirección IP. Si ese no es el caso, una actualización de firmware generalmente soluciona el problema.

Un mal funcionamiento a nivel de hardware también podría ser la causa, en cuyo caso, lo más probable es que tengas que reemplazar tu módem.

D. Firmware desactualizado

Si ninguna de las soluciones ha funcionado, inicie sesión en el sitio web del fabricante y busque una actualización de firmware. A veces, el software con errores puede estar causando su problema.

Es posible que un protocolo de red haya recibido una actualización que no es compatible con el sistema operativo actual de su módem. Dependiendo de su dispositivo, actualizar el firmware suele ser tan fácil como descargar los archivos y cargarlos en el tablero del módem.

Consulte el manual de su módem o el sitio web del fabricante para obtener instrucciones específicas para su modelo.

Por ejemplo, el proceso puede obligarlo a conectarse mediante un cable Ethernet para aumentar la confiabilidad, ya que es más probable que las señales WiFi se desconecten durante la actualización.

Además, asigne suficiente tiempo al proceso, ya que pueden surgir problemas inesperados, y apresurarse a realizar una actualización de firmware podría causar más problemas de los que soluciona.

4. Zumbidos o zumbidos

Los dispositivos electrónicos tienden a emitir un zumbido o un grito cuando uno o más de sus condensadores comienzan a morir. El trabajo principal de un condensador es almacenar energía y luego suministrarla al circuito.

Cada vez que un condensador pasa por un ciclo de carga/descarga, pierde una pequeña fracción de su capacidad.

A medida que llega al final de su vida útil, el aire dentro del capacitor comienza a escapar por los orificios microscópicos en su superficie, lo que genera un zumbido o un zumbido. La situación es tan común que tiene un nombre: chirrido de capacitores.

El chirrido del capacitor indica que es probable que su módem falle en unos pocos días o semanas, dependiendo de qué capacitores estén a punto de fallar. Lo mejor es llevar el módem a un técnico para ver si pueden identificar los condensadores que funcionan mal y reemplazarlos.

Asegúrese de encontrar un módem de repuesto para usar mientras el principal está en la tienda.

Si el módem no se puede reparar, tendrás que comprar uno nuevo porque el ruido será cada vez más molesto. Los dispositivos con piezas de mayor calidad tienden a sufrir menos este tipo de problema.

Asegúrese de invertir en un módem con componentes superiores.

5. Más velocidad

A veces, no hay ningún problema con su módem actual. Simplemente no está diseñado para cumplir con sus requisitos. Por ejemplo, es posible que necesite una conexión gigabit para transmitir un video 4K y jugar simultáneamente en varios dispositivos.

En este caso, un módem con una velocidad máxima de 300 Mbps no será suficiente.

Si sus requisitos han cambiado y su dispositivo actual no los cumple, es hora de actualizar a un módem más capaz. Realice una investigación exhaustiva para encontrar un dispositivo que supere sus expectativas actuales.

Verifique los dispositivos, las tecnologías y las velocidades máximas compatibles con su fabricante.

No desea gastar una tonelada de dinero en un módem de gama alta que su ISP no puede seguir.

6. Seguridad avanzada

Muchos usuarios se quejan de que sus vecinos les roban su WiFi a pesar de sus contraseñas «fuertes» . Tener una contraseña segura es solo una parte de la ecuación. La parte más importante es el protocolo de cifrado que protege su contraseña de los ataques de fuerza bruta.

Si su módem no es compatible con WiFi Protected Access II (WPA2) , necesita uno nuevo porque WPA y WEP son simplemente demasiado débiles para los estándares modernos. La tercera versión de WPA se lanzó a mediados de 2020, pero aún carece de una adopción generalizada.

Si compra un módem nuevo compatible con WPA3, asegúrese de que sus teléfonos inteligentes, televisores y otros dispositivos también puedan usar este protocolo de encriptación.

Como medida de seguridad avanzada, algunos módems modernos vienen con funciones de administración de zonas que le permiten dividir su red en varias zonas separadas.

Por ejemplo, puede configurar todas sus cámaras IP para que pertenezcan a la misma zona mientras su televisor y consola de juegos están en otra zona.

De esta manera, si un pirata informático obtiene acceso a su consola de juegos, no podrá comprometer la seguridad de su cámara.

7. Nuevas funciones

A veces, es posible que necesite funciones que su dispositivo actual no ofrece. Por ejemplo, puede organizar fiestas con frecuencia y no desea que sus invitados usen todo su ancho de banda o tengan su contraseña de WiFi.

Un dispositivo más nuevo con capacidades avanzadas de administración de usuarios le permite establecer una contraseña de invitado y limitar la cantidad de datos que pueden descargar los usuarios invitados.

Alternativamente, es posible que desee funciones avanzadas de enrutamiento y seguridad para conectar varias cámaras, televisores, teléfonos y computadoras con requisitos específicos. Es posible que desee priorizar los paquetes de una aplicación o juego específico para evitar interrupciones.

Estas funciones no están disponibles en módems económicos. Por lo tanto, es posible que deba invertir en un dispositivo de gama alta con funcionalidades avanzadas.

RELACIONADO : Qué es 192.168.0.1 y por qué es la dirección IP predeterminada para la mayoría de los routers

8. Cambio de proveedor de servicios

Cuando migre a un nuevo proveedor de servicios de Internet, es posible que también necesite un nuevo módem. La primera razón es si estaba alquilando su dispositivo actual de su ISP.

Cuando finalice su contrato con ellos, debe devolver su módem. Sin embargo, es posible que aún deba obtener un nuevo módem, incluso si posee el actual. Eso es porque diferentes empresas utilizan diferentes tecnologías.

Por ejemplo, si su ISP actual usa DSL, su módem se conecta a una línea telefónica. Si desea cambiar a Internet por cable, necesitará un módem con una interfaz coaxial. Tendrás que comprar un módem compatible o alquilar uno de tu compañía de Internet.

9. Nuevos estándares de redes

Los ingenieros mejoran constantemente sus estándares y protocolos de red para aumentar la confiabilidad, la velocidad y la seguridad.

Aproximadamente cada dos o tres años sale una nueva versión de los principales protocolos de red.

Por lo general, estas actualizaciones son compatibles con versiones anteriores, lo que significa que la nueva tecnología no rompe la antigua.

Puede seguir usando su antiguo dispositivo, pero no obtendrá los beneficios de los nuevos protocolos.

A. DOCSIS

Un ejemplo es la especificación de interfaz de servicio de datos por cable (DOCSIS), que permite a las empresas de cable ofrecer Internet de alta velocidad a través de sus líneas coaxiales existentes.

La versión actual es la 4.0, lanzada en 2019, pero los fabricantes de módems aún no la han adoptado. La versión 3.1 es actualmente la más popular y ofrece velocidades de hasta 10 Gbps. Si su módem se fabricó antes de 2013, se basa en DOCSIS 3.0, que solo puede alcanzar hasta 1 Gbps.

Los módems más antiguos de 2006 o anteriores solo admiten 40 Mbps de descarga.

TE PUEDE INTERESAR: Cómo añadir más puertos Ethernet a su router

B. Wi-Fi

WiFi se ha vuelto tan omnipresente que apenas nos damos cuenta de cuánto dependemos de él. Como todos los protocolos de red, WiFi ha pasado por múltiples iteraciones.

La versión actual se denomina WiFi 6 (indicado por su estándar técnico 802.11ax), que se adoptó en 2020. Según la configuración, la distancia y la presencia de obstáculos, el ancho de banda de WiFi 6 puede llegar hasta los 9,6 Gbps.

En cambio, las versiones anteriores solo llegan a los 600 Mbps, especialmente WiFi 4 (802.11n), que salió en 2008 y sigue siendo la versión más extendida.

Si necesita un gran ancho de banda para varios dispositivos, un módem simple fabricado antes de 2020 probablemente no tendrá suficiente ancho de banda incluso si admite la cantidad de conexiones simultáneas.

En su lugar, necesitará una configuración más sofisticada con múltiples puntos de acceso.

A medida que WiFi 6 se vuelve más popular, con suerte, parte de la complejidad desaparecerá.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Un router afecta la velocidad de Internet?

10. Mejor estética

Finalmente, su módem actual podría estar completamente bien, funcionando a alta velocidad y brindando todas las funciones necesarias, pero tal vez esté cansado de su configuración actual.

Tal vez quieras un módem más genial que no sea tan voluminoso o soso como el actual. Si ese es el caso, un módem moderno en forma de cangrejo con varias antenas puede mejorar su configuración y crear una estética futurista.

Puede conservar su antiguo módem como repuesto para asegurarse de poder conectarse en línea si el nuevo se queda fuera de servicio repentinamente.

Alternativamente, puede convertirlo en un punto de acceso pasivo para expandir su cobertura WiFi en el hogar.

También podrías venderlo en eBay, pero probablemente no obtendrás mucho dinero.

TE PUEDE INTERESAR: Cómo solucionar cuando el Wi-Fi no se conecta


Además de descubrir Cómo saber si necesitas un nuevo módem, a continuación puedes ver más temas relacionados de tunavegador.com relacionado con este artículo: